CDMX

IGLESIA CATÓLICA MEXICANA EXPRESA PREOCUPACIÓN

POR LA DRAMÁTICA Y DOLOROSA CRISIS DE NICARAGUA

  • Por los actos de violencia que han cobrado la vida de decenas de personas

  • Y en particular las agresiones que los propios religiosos han recibido

 


CIUDAD DE MÉXICO.- La Conferencia del Episcopado mexicano expresó su preocupación por los actos de violencia que prevalecen en Nicaragua, en particular por las agresiones ocurridas el pasado 09 de julio en la Basílica menor de Diriamba de la Diócesis de Managua A través de un comunicado señala: Nos unimos al llamado de la comunidad internacional para colaborar en la solución de este conflicto, en esta nación hermana, para que se encuentre pronto el camino que lleve a la paz.

El documento firmado por el Cardenal José Francisco Robles Ortega arzobispo de Guadalajara y presidente de la CEM, los obispos de México reafirman “nuestro acompañamiento hacía todo el pueblo nicaragüense”.

A su vez el Consejo Episcopal Latinoamericano, CELAM, emitió un mensaje que reitera la cercanía y solidaridad de los obispos de América Latina y del Caribe con el pueblo de ese país centroamericano y con sus representantes católicos, “pastores profetas de justicia, ante la dramática y dolorosa crisis social y política que allí se vive actualmente”.

En el documento el CELAM exhorta a sus obispos: Ante esta grave situación, estamos llamados a ser la voz de quien no tiene voz, para hacer valer sus derechos, encontrar caminos de dialogo e instaurar la justicia y la paz. De modo especial, quienes se sienten desconsolados por la muerte y la violencia. Les alentamos a seguir siendo defensores de los derechos humanos y portadores de la esperanza.

El próximo 22 de julio, es nuestro deseo y pedimos en todas nuestras celebraciones, en todas las comunidades creyentes de todos nuestros países, se eleve una oración especial por el pueblo de Nicaragua. Así lo señala el escrito emitido desde Bogotá, Colombia.

Nicaragua atraviesa por una crisis generada desde el pasado 18 de abril por protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, la represión policial en el conflicto ha causado 277 muertes según la Comisión Interamericana de derechos Humanos.

REGRESAR