EL PORRO Y EL TOMATE

Leyó bien, no se trata de una crónica policíaca sino de la clase política de la 4T donde sobran los apelativos a diversos personajes, no olvidemos al señor de las ligas y compinches que lo acompañan en las diversas tribus de Morena, que aunque no están permitidas existen y que han evitado que a la fecha puedan elegir a su dirigencia nacional, así como la de sus aliados satélites que son los herederos de lo que fue el PARM y el PPS de entonces. Cualquier similitud con el pasado es pura coincidencia.

Y es que no solo entre la delincuencia común existen los apodos, entre la clase política y de cuello blanco, cada personaje se va ganando su apelativo de acuerdo a lo que le conocen que hace fuera de la norma y con el tiempo son bautizados con diversos motes que generalmente entre ellos se llaman a si, como cualquier grupo mafioso o delincuencial.

El Porro y el Tomate de triste historia en la izquierda mexicana que alguna vez quiso ser la representativa de este sector de pensamiento político en el país, en cuanto se convirtió en negocio de grupos, perdió su esencia para convertirse en una secta de intereses que se enfrentaron en la lucha por los cargos políticos y las jugosas ganancias que esto significaba para sus seguidores sino pregúntele a mis compadres "Los Chuchos".

Pero la corrupción en la izquierda viene de mas atrás, desde el momento en que se olvidaron de los principios fundacionales de este sector de pensamiento para convertirse en una oficialía electoral que ofertaba cargos públicos a diestra y siniestra y olvidarse de los trabajadores, mujeres y jóvenes y sus derechos, razón por la cual algunos no fueron aceptados en el movimiento que llevó al paisano al gobierno de México.

El primero en ser vetado, pese a que es de esos personajes de que todo político debe cuidarse porque se dedica a alabar y halagar con una devoción de lacayo, fue precisamente quien fue señalado por sus compañeros de partido en el Sol Azteca, de saquear al comité estatal del PRD en el Estado de México, donde fue dirigente provisional de este instituto y que con las bolsas llenas regresó a la Ciudad de México, de donde sería diputado federal y el mas servil de los defensores de AMLO en ese momento, por quien se desgarraba las vestiduras, al grado que éste en uno de sus últimos mítines en el Hemiciclo a Juárez con los amarillos, dio instrucciones de que no lo dejaran subir al templete y así fue. Pasó de lamehuevos a despreciado.

Por eso es que, aun cuando estuvieron en el mismo partido y ahora llama a mi paisano "compañero presidente", no lo aceptó en su movimiento, sabedor de la clase de personaje que se esconde en el dicho de "al ladrón, al ladrón" acusando a otros de serlos y evitar que lo persigan a él. Por eso es que llegó como diputado federal por otro partido aliado a Morena, porque al igual que el Porro y el Tomate, basuras del PRD, vetados por el presidente, se sumaron para conseguir al viejo estilo de la mafia que denuestan, la presidencia del último año de la actual Legislatura.

Precisamente este lacayo servil de la 4T es uno de los que a dos años de distancia, se ha opuesto a la eliminación del fuero constitucional como lo propuso el presidente, aduciendo argumentos bizantinos que más parece que el mismo es quien no quiere perderlo y ha frenado así, diversos compromisos presidenciales que no se han cumplido a la fecha.

Del Porro y el Tomate, la Ciudad de México y su zona conurbada conocen sus habilidades de golpeadores para romper mítines y reuniones de gente que no es afín a sus intereses, de provocar en las reuniones públicas con una lluvia de sillas entre los asistentes, al viejo estilo de los gobiernos neoliberales que dicen reprobar en los dichos, pero emular en la práctica. En Coyoacán, quienes los conocen han dicho que no tienen cabida en Morena, por eso se fueron a apoyar a otro que tampoco lo han querido en el movimiento.

La LXIV Legislatura inicia su último año de ejercicio y pese a que afirman que no son iguales, lo único que ha cambiado es el color de la borregada, ahora son guinda y matizada con sus aliados, con sus muy pocas excepciones a su interior, pero las acciones que antes como oposición reprobaban son parte ahora de sus actividades cotidianas: "cómo chingarnos a aquellos, cómo parar a estos, de qué manera los convencemo$ de sumar$e" y demás formas de la clase política tradicional son propias de la 4T. La cultura política del sistema prevalece aunque lo nieguen.

El temor que la clase política gobernante sentía previo a una elección cerrada, lo sienten ahora los que van a una elección cómoda y que no quieren perder lo ganado sino acrecentarlo, pero tendrán disputas regionales de acuerdos a los candidatos que envíen a la contienda.

Así que a dos años de iniciada la legislatura federal, el movimiento no termina por cuajar y menos ahora que están en juego los intereses grupales de diversos personajes en todo el país, no solo en la capital, mismos que a partir del mes patrio comenzarán a manifestarse al iniciar el proceso electoral de 2021 donde estarán en juegos muchos cargos.

Ejemplo tenemos el caso de Baja California, donde el gringo que por llevar al ahora presidente a conocer a un beisbolero de las grandes ligas gobierna ese estado y que por un momento quiso alargar su gestión a 5 años apoyado por el ex director de Aduanas, hoy en Gobernación, quien fue, no lo ha desmentido, quien maiceó a los diputados locales del PAN salientes en el Congreso local, para que aprobarán lo que se conoció como Ley Bonilla.

Y estos dos personajes siguen haciendo mancuerna juntos con todos los neoliberales pintados de guinda en el gobierno para no cumplir con el Derecho a la Información de los ciudadanos en Baja California, presionando políticamente desde una subsecretaría de Gobernación a los alcaldes, líderes y personajes que no se ajustan a sus designios como en la época de los cacicazgos políticos y económicos que se viven en las entidades.

De manera que, mientras la gente, la población, las comunidades, pueblos y colonias, no sigan organizándose por su propia cuenta para tomar sus propias decisiones, seguirán siendo manipulados por el señor de las Ligas y su esposa, por el Gringo, por el Porro y el Tomate, por estos y por aquellos que solo los utilizan para seguir manteniendo puestos en el poder público del país y de los estados y seguir sirviéndose de la Nación.

El paisano presidente sabe que esto ocurre, pero quiere que las cosas se estabilicen por su propia cuenta, algo que no podrá ocurrir nunca y la misma sucesión presidencial en su momento lo va a detonar, al no contarse con un movimiento y aliados comprometidos con las causas sociales del país, sino que al viejo estilo se está acomodando para ser ahora el fiel de la balanza y con ello, acrecentar los cotos de poder de cada grupo. La historia nos ha enseñado que quien gobierna siempre lo hace en coalición con una serie de intereses y de grupos y México nunca ha sido la excepción ante el mundo.

Último año de la legislatura, segundo informe del presidente, disputa sui generis de la presidencia de una de las cámaras, acciones que envidiarían cualquier tricolor distinguido del sistema, presidente sin apoyo político de su movimiento que después del triunfo no se ve por ningún lado acompañándolo en sus políticas públicas y acciones como sucede en el mundo, solo los lacayos que vociferan en las redes y creen que con eso están apoyándolo, crisis sanitaria y económica y pese a ello mantienen apoyo popular que va en decremento.

De no depurarse el grupo gobernante con tanta basura que tiene dentro, procedente de todos lados y la izquierda conservadora, acomodaticia y servil, al estilo soviético, en el 21 tendrán ventaja pero menos la contundencia del 18 y para el 24 podría más disputado si sigue con los mismos operadores neoliberales al mando, pero tendrían probabilidades de que un zacatecano o un capitalino gobierne el próximo sexenio. Hagan sus apuestas.

Comentarios a uliseshj@hotmail.com

LegislativotvH

REGRESAR

              

COMENTARIOS