Óptica  Ciudadana

NUEVA NORMALIDAD

Por José Luís Hernández Jiménez

Serán 136 mil 769, las personas fallecidas en México, por el COVID-19. Y entonces estaremos en tercer lugar entre todas las naciones del planeta. Para nada enorgullecerse por esa medalla de bronce, creo.

El segundo lugar será para Brasil, con 195 mi 981, los fallecidos, y el primer sitio será para Estados Unidos, con 204 mil 626.

Los tres datos, son proyecciones al 1 de septiembre próximo. Fueron elaboradas por el matemático You Yang Gu, científico del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), una de las mejores universidades del planeta.

Para México, el “aplanamiento de la curva”, ahora sí, ocurrirá el 5 de julio, y sólo ese día, se darán 2181 fallecimientos por el nuevo virus. Un mes después, el 4 de agosto, se habrán acumulado 88 mil decesos y….Para nuestro caso, de acuerdo al estudio, su rango inferior de fallecidos es de 24 mil personas; el superior es de 173 mil fallecidos.

Y así aparece, en el documento citado, la situación de cada país sobre la pandemia que recorre el mundo.  ¡Escalofriante la situación!

Por supuesto, mis cuatro o cinco lectoras (es), para constatar lo que les comparto, pueden consultar el estudio citado en https://covid19-proyections.com , por aquello de que este opinólogo no es traductor y se puede equivocar, pero...

Pero, observando y valorando la evolución que la pandemia ha tenido en México, es muy posible que el Dr. You, que en el planeta brilla como matemático, le atine.

Solo recordemos tres cuestiones. Una, México es un país de enfermos. Si se toman como enfermedades desde el sobrepeso hasta el stress crónico, existen en nuestro país 90 millones de enfermos de algo. Una persona enferma resiste menos un virus como el COVID-19. En particular, personas con sobrepeso, diabetes, hipertensión, mujeres embarazadas y adultos muy mayores, tienen su sistema inmunológico “muy ocupado”, como para distraerse en “atender” la pandemia.

La segunda cuestión es el estado de las instalaciones de salud; es insuficiente y lamentable en muchos casos. Pegado con lo anterior, también hay que recordar que el mexicano, en general, somos un pueblo muy dado al “ahí se va”.    

La otra cuestión es que nuestras autoridades, en general y, en muchos casos, en lo particular, ante la pandemia reaccionaron tarde y actuaron muy mal. Hasta a fecha. Sus orientaciones, si así se les puede llamar, han sido insuficientes, confusas, contradictorias y hasta incongruentes. El caos con el que han manejado la pandemia, se refleja claramente en los datos, oficiales, que nos comparten. Las cantidades oficiales de contagiados y fallecidos, han sido cuestionadas en México y, para vergüenza de todos, en el extranjero.

Este 30 de mayo, por ejemplo, reportaron 87 mil 512 mexicanos contagiados, y 9 mil 779 fallecidos. Pero, el mismo Dr. Gatell, dijo a los legisladores ante quienes compareció el miércoles 27 de mayo, que todos los datos que ha proporcionado, están subestimados. Es decir, las víctimas son más. ¿Cuántas mas? Nadie sabe, nadie supo. El mismo funcionario se justifica diciendo que “en el mundo nadie sabe cuántos son”.

Y así arribamos, en medio del caos de información y atención gubernamental, al fin de la “Jormada Nacional de sana distancia” decretada, a regañadientes, por nuestro H Presidente hace poco mas de dos meses. Él no quería, porque no creía en la gravedad de la pandemia, como muchas veces lo demostró. Y ahora mismo, pese a las súplicas de sus encargados de atender la pandemia, pues el “semáforo” está en rojo en todo el país, don AMLO se lo pasa y se va de gira por diez estados, en busca de votos para su proyecto, alegando que ya “domó” al virus.

Su actuación ante este grave problema de salud, no solo ha provocado que pierda liderazgo ante diversos actores políticos, sociales, económicos y cultuales – muchos de los cuales ya no lo escuchan y estan llamando a formar un Frente Nacional antiAMLO -, sino que se convierte en un mal ejemplo para sus seguidores, que replican sus actos: si él no usa cubreboca, ellos tampoco, por ejemplo.

Al anunciar su nueva gira, en su “mañanera” del 28 de mayo, el estimado don Peje dijo:”Ya domamos la pandemia,… pues se alejó el riesgo de saturar los hospitales,…ya no habrá mucho dramatismo,… eso ya se superó”. ¡Si chucha, cómo no!

AMLO Incluso anunció otra de sus ocurrencias – como para reforzar su mensaje de que ya pasó el peligro -, ahora encabezada por el Titular del IMSS, el Maestro Zoé Robledo. Dijo que habrá la “Distinción Miguel Hidalgo y Costilla”, que consta de 248 millones de pesos, para distribuirlos entre los 8 mil 58 médicos (as), que se hayan distinguido en su atención a la pandemia. ¿Por qué solo a los médicos (as)? ¿Y las enfermeras, loos camilleros, los afanadores, los…. ?¿No hubiera sido mejor gestionarles un aumento salarial a todo el personal que atiende la pandemia?    

Ese mismo dia la UNAM emitió un Boletin de Prensa en el que plasma: “México se encuentra en emergencia roja. La línea de contagios no es curva sino angular: tiene una inclinación de 80 grados, a 10 de la vertical. Y no baja. Ni bajará pronto. México está lejos de controlar la primera ola de la pandemia”.

Con el fin de la “Jornada…” iniciamos la “Nueva normalidad”. ¿Nueva, cuando la “Jornada…”, en gran medida no se acató? Al decreto gubernamental de suspensión de actividades, le siguió otro decreto en el que aclaró que todo se detiene menos las obras consentidas de don Peje, o sea, de la Refinería de Dos Bocas, del Tren Maya y del Aeropuerto de Santa Lucía. Dicho ejemplo fue seguido por el Banco Azteca y sus tiendas Electra. Luego por las tiendas Coppel, luego por WallMart, Soriana, etc. En fin.

Este 1 de junio inicia la “nueva normalidad” teniendo como telón de fondo, las proyecciones del Dr. You Yang Gu, del ITM, que no son nada buenas. Todo lo contrario. Ante tal situación, a los mexicanos, que estamos como  abandonados a nuestra suerte, de parte de nuestras HH gobernantes, no nos queda mas que cuidarnos más, comiendo mas nutritivamente, haciendo ejercicio y durmiendo bien. Aparte de usar cubrebocas, lavar constantemente las manos, no tocarnos la cara y mantenernos algo alejados, en la medida de los posible, de otras personas.

En el mundo ya hay 6 millones 65 mil 825 personas contagiadas de SARS-Cov2 y han fallecido por tal virus, 369 mil 276 personas. Y en ese ranking México ya va en 8avo lugar en el planeta, en número de fallecidos; Y en tercero, en el Continente Americano. Claro, si tenemos el 11 por ciento de mortalidad, cuando el promedio en el planeta es del 6 por ciento.  Ya que.                    

Notitas: Una.- Que al iniciar las obras de ampliación del Aeropuerto de Santa Lucía, se informó, gastarian 172 mil millones de pesos. Hoy se aclara que tomando en cuenta las obras de conectividad, se requieren otros 170 mil millones de pesos. Si se toma en cuenta que solo por “clausurar” las obras del Aeropuerto de Texcoco se tuvieron que pagar 200 mil millones de pesos pues….¡saldrá más caro el caldo que las albondigas! Dos.- Que las malas cuentas, a la alta, se replican en la construcción de la Refineria de Dos Bocas. Tres.- Que hablando del Producto Interno Bruto (PIB) o sea, de la riqueza creada en un año, el promedio en el sexenio del Presidente Salinas de Gortari, fue de 3.9 %; En el de Zedillo fue del 3.3 %; En el de Fox, fue de 2.2 %; Con Calderón fue de 2.2 %; con Peña Nieto llegó a 2.1 %. Y, si no cambian las cosas, con AMLO será de menos 0. Sin comentarios. Cuatro.- Que el articulo 134 de la Constitución obliga a que “las adquisiciones, arrendamientos y enajenaciones de todo tipo de bienes, prestación de servicios de cualquier naturaleza y la contratación de obra que realicen (los gobiernos) se levarán al cabo a traves de licitaciones públicas….”. ¡En un 75 por ciento, el gobierno federal ha violado tal precepto! Cinco.- Que en México existen 49 aduanas. Por ahí ingresan al erario miles de millones de pesos. La “sangria” de recursos debida a la corrupcíon ya fue bautizada por don AMLO como “monstruo de cien cabezas”. El año pasado, por ellas hubo ingresos por 974 mil 58 millones de pesos, ¡uno por ciento menos que en 2018! Y este año se prevén menos por ¡la corrupción! Seis.- Que hagámos ejercicio diario ¿va? Al menos hay que estirarse. No es bueno estar quietos.

México, CDMX, a 31 de mayo del 2020

Email: hernandez-jimenez2012@hotmail.com

REGRESAR

              

COMENTARIOS