Óptica  Ciudadana

EL MEDIO AMBIENTE (*)

Por José Luis Hernández Jiménez

El  18 de noviembre pasado murió por COVID-19, la Profesora Candelaria Beatriz López Obrador, hermana  de nuestro H Presidente. QEPD. Va un abrazo solidario a sus deudos, familiares y amistades.

Pero igual va un abrazo solidario a los no menos importantes, familiares y amistades de los otros 100 mil 823 fallecidos por lo mismo – hasta ayer 20 de noviembre –en todo el país, de los cuales 16 mil 677 son de la CDMX y de estos, 2 mil 220 son de Iztapalapa.  Con este último dato, nuestra demarcación queda en segundo sitio  en fallecidos por la pandemia, entre las alcaldías de todo el país, solo detrás de Puebla, capital del Estado del mismo nombre. 

Estos sucesos, no  solo son dramas personales, sino  verdaderas tragedias familiares y, por su volumen, una gran tragedia nacional. Tenemos el décimos lugar en contagiados (un millón, 25 mil 969 casos) por la COVID-19 entre todos los países, y el cuarto sitio en muertos (100 mil 823) por lo mismo, oficialmente hablando. (La CDMX lleva a la fecha, 183 mil 253 casos e Iztapalapa 26 mil 259).

Lo anterior se debe a una manera errónea de enfrentar la pandemia, de parte de las autoridades. Lo han hecho mal. Ojalá los números citados, sirvan para reflexionar sobre ello, y sobre todo, para rectificar y corregir sus políticas aplicadas.

 Por lo pronto, urge corregir el recién aprobado Presupuesto de Egresos para el año próximo; porque resulta que a nuestros HH Legisladores, por algun extraño motivo, no aprobaron partida alguna para la compra de vacunas contra el virus; esa que ya ha sido descubierta por científicos turco/alemanes.

En el Presupuesto citado, solo aparecen 2 mil millones de pesos para vacunas; ¡lo mismo que el año que está por terminar! O sea, es para las vacunas “ordinarias”. Para la nueva vacuna se requieren 36 mil millones de pesos. ¿Por qué no los aprobaron los legisladores? Ojalá corrijan.

Una segunda rectificación en la atención a la pandemia, es poner de patitas en la calle, al Dr. López Gatell, pues su papel al frente de la estrategia contra la pandemia ha sido la causa del desastre sanitario que padecemos. Y de paso, dejar de pagar al Secretario de Salud pues es un “aviador”, ya que cobra sin trabajar.  Lo pusieron ahí porque fue el médico familiar del actual Presidente, pero no ha demostrado tener algún otro mérito.

Y una tercer, pero mas importante rectificación es la de volver a convocar al Consejo General de Salubridad, pero para dejar en sus manos la atención a la pandemia. ¡Que solo los que saben, atiendan la enfermedad! ¡Fuera manos de los políticos que con sus maniobras, han provocado un desastre sanitario en el país!

Y ahondando en el tema de este Foro, observadores del desarrollo de la pandemia  que actualmente recorre  el mundo enfermando y matando gente, consideran que ella también es producto del desequilibrio del Medio Ambiente, provocado por el afán del ser humano, en promover eso que llaman “progreso”.

La naturaleza tiene su propio equilibrio. Sus ciclos dan para que todos los seres sobrevivan bien.  Pero el ser humano, al actuar como si la naturaleza solo estuviera para su servicio, perjudicando flora, fauna y al clima mismo, se ha convertido en el principal depredador del orbe, y ha desequilibrado  al Medio Ambiente; y una de tantas consecuencias, es el nuevo virus. Es de sentido común, tal razonamiento.   

El daño se nota en las grandes ciudades, como las de nuestro país, en particular la CDMX (por donde deambulan, unas 50 mil bacterias y virus, aparte del nuevo ), y se nota en conglomerados como Iztapalapa, tan llena de colonias, barrios, unidades habitacionales, pueblos, vehículos automotores y gente por todas partes. Por cierto, por la cantidad de habitantes que hay en esta demarcación, 1.8 millones, si no se divide en tres como muchos hemos propuesto, con el propósito de elevar la calidad de vida de todos, podría convertirse en una entidad federativa mas. Es curioso que haya 10 Estados con menos población que Iztapalapa. Desde ésta óptica, ésta demarcación podría  convertirse en el Estado 33 de la Federación. Y una primordial tarea de este “nuevo Estado”, sería la de tener un Medio Ambiente limpio.

El daño es la contaminación de todo, aire, agua, alimentos, drenaje, visibilidad, silencio, y hasta de la panorámica. Fíjense que cuando fui joven, digamos que en los años setentas del siglo pasado, para vislumbrar la CDMX, bastaba con subir al Cerro de la Estrella. En los años recientes, uno sube a dicho Cerro y la mayor parte de los días del año, no se distingue ni Iztapalapa, por tanta contaminación.

Al parecer, al daño provocado al Medio Ambiente, no se le va a poner remedio. Al menos en nuestro país. El gobierno actual, por ejemplo, en los hechos ha tirado a la basura los compromisos internacionales de la nación, como el Protocolo de Kioto y los Acuerdos de París, para coadyuvar a disminuir el calentamiento global. En sus políticas ambientales no “pela” el mandato constitucional plasmado en el quinto párrafo del artículo 4 que dice que “Toda persona tiene derecho a un Medio Ambiente Sano, para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien lo provoque…”.

¿Por qué digo esto?

Porque en sus políticas, ha optado, por una parte, por la generación de energía con base en la quema de carbón, como antaño, y de recursos fósiles, que hoy denominan, energías sucias, contaminantes de la naturaleza. Y por otra, ha frenado Proyectos de generación de energía basados en elementos como el aire, el sol y el agua, que hoy denominan, energías limpias, no contaminantes del Medio Ambiente.

Afortunadamente, para avanzar hacia un Medio Ambiente sano, hay tareas que no dependen, necesariamente, de las grandes políticas públicas y que se pueden realizar con un poco de esfuerzo y creatividad, por parte de los individuos, las familias, las comunidades y, por supuesto, desde los gobiernos. ¿Cuáles pueden ser dichas tareas?  A manera de ejemplos, cito dos: la siembra de árboles y el manejo de la basura.

La CDMX produce alrededor de 14 mil toneladas de basura. La mitad proviene de tres demarcaciones, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero e Iztapalapa. O sea, esta produce más de 2 mil toneladas de basura. Somos muy cochinos. Anteriores administraciones habían fomentado que la gente, desde sus casas separara la basura. Incluso el camión recolector no recibía basura si no iba separada en orgánica e inorgánica. Pero eso, en la actual administración, se dejó de lado. Hay que recuperar esa práctica.

El sembrado masivo de árboles también se debe fomentar. Cada persona podría sembrar y cuidar un árbol adicional, cada año.  Con un poco de asesoría – para que no suceda lo que en el sureste del país que pretende reforestar una parte de la selva con un solo tipo de árboles, en una zona, en donde crecen todo tipo de individuos. Es decir, en algunos lugares se pueden sembrar un tipo de árbol y en otros, otro. O solamente pasto y flores.

Desde los gobiernos se debe promover que en las banquetas de la ciudad, no solo en las llamadas áreas verdes, ecológicas y Áreas Naturales Protegidas, haya árboles, pasto, flores. De paso, damos reversa a esa mala práctica de cubrir con cemento y pavimento, la superficie de las ciudades, lo que provoca el desperdicioo del agua de lluvia. ¡No mas cemento, caminemos hacia ciudades lacustres!

Así iríamos contribuyendo todos, a recuperar el equilibrio del Medio Ambiente, para no hacer enojar a más virus, como al que estamos padeciendo.  Así avanzaríamos hacia nuestra utopia, de convertir a Iztapalapa en la “sala” de la gran ciudad y no en el “traspatio” en que la han convertido todos sus gobiernos. Gracias. (Aplausos)

(*) Ponencia presentada en el 4º. Foro por Iztapalapa: “El Medio Ambiente”, realizado, vía Facebook, el 21 de noviembre del 2020.

Notitas: Una.- Que con el caso del General Cienfuegos – detenido con el beneplácito presidencial en EU, “porque los anteriores eran narcogobiernos” - a nuestro H Presidente, le salió el tiro por la culata, pues presionado por el Ejército, tuvo que abogar por el ya devuelto General. A ver si no le sucede lo mismo con el caso García Luna. Dos.- Que el régimen de la 4T, trabaja tan bien que a 2 años de su gestión, hacen falta 22 millones de empleos (INEGI). A fines de 2018, faltaban 12 millones. Tres.- Que de aprobarse como tal, la iniciativa de don AMLO contra el Oursourcing, provocará que haya en el corto plazo, otros 5 millones de desempleados. Cuatro.- Que como al “Gobierno de México”, no le alcanza la lana, ya le echó el ojo a las reservas internacionales del Banco de México y…¡a las AFORES! Cinco.- Que hay que hacer ejercicio diario e ingerir mucha agua, frutas y verduras. Y ante la COVID-19, no hay que tener miedo, hay que tener cuidado.

México, CDMX, a 22 de noviembre del 2020

Email: hernandez-jimenez2012@hotmail.com

REGRESAR

              

COMENTARIOS